domingo, 9 de octubre de 2011

Libro 7/50: Juegos de Seducción 2 - Nut

Título: Juegos de Seducción 2
Autora: Nut
Editorial: Ediciones Babylon
Año de publicación: 2010
Nº páginas: 445
ISBN: 978-84-938088-5-3

Sinopsis:
Karel ha tomado la decisión de, por primera vez en su vida, dejar que sea su corazón quien le guíe, lo cual le lleva inexorablemente a abrir una puerta hacia un pasado que no sólo le aterra, sino que es el culpable del mayor de sus temores: amar y ser amado.


Noel ve en este acto de confianza la aceptación de sus sentimientos, lo que le hará concebir la feliz posibilidad de un futuro común. Pero sabe que, para que esto suceda, aún hay oscuros y dolorosos secretos que deben ver la luz, secretos que habitan en lo más profundo de sus pesadillas.

¿Cuál es esa última defensa tras la cual Karel se protege? ¿De dónde proviene su atávico temor al amor?


¿Cuál es ese secreto que guarda Noel y que todavía no le ha contado a Karel? ¿Algo tan grave que conseguiría abrir una brecha en la relación sentimental que mantienen?

¿Y quién es Izaak?

Sobre la autora:
Nut, nacida en Andalucía en la década de los setenta, se aficionó a la lectura siendo una niña y a escribir sus propias historias desde muy joven. Su primer encuentro con la homoerótica lo tuvo a través de la lectura de Crónicas Vampíricas. Pero no fue sino su gran afición al manga y el anime y más en concreto al género Boy´s Love, lo que terminó por encaminarla hacia el mundo de la literatura LGTB en la que se internó gracias a libros como El corredor de fondo de Patricia Nell Warren o los relatos de Lawrence Schimel.

Sobre la historia:
Juegos de Seducción 2 se inicia cuando Noel se pregunta qué pasa con Karel y tiene la respuesta cuando él le cuenta que su madre jamás le permitió muestras de afecto en público y siempre lo hizo vivir de las apariencias, para abandonarlos cuando él tenía 10 años. Un año después, su padre se suicidó.

Eso explica los temores de Karel, y la paciencia de la que debe hacer gala Noel para entenderlo. Pero Karel no es el único en guardar secretos.

En JDS 2 conoceremos por fin al misterioso Izaak, el exnovio de Noel, que gracias a las maquinaciones de Dee conocerá a Karel en circunstancias bastante complicadas.

La pareja tendrá que luchar nuevamente con temores y secretos, pero el amor logra finalmente que puedan superar esos momentos difíciles.

Además de traernos la historia de Karel y Noel, JDS 2 también desarrolla un poco de la historia de Kato y Morgan, con una de las escenas más bellas del libro.

No quiero entrar en detalles sobre la trama de la novela. Solo diré que ha sido un placer leerla de principio a fin.

He aquí mis comentarios sobre la primera parte:

http://auroraseldon.blogspot.com/2011/08/libro-650-juegos-de-seduccion-1-nut.html

Algunas frases que me gustaron
No he copiado todas mis frases favoritas, principalmente por tiempo. Reproduzco aquí alguna que me gustaron en los primeros capítulos:

La amistad es compartir. No es suficiente con que tú estés siempre ahí para curar mis heridas si no me dejas curar las tuyas. (Morgan a Karel)
No aprendemos de las cosas que olvidamos, sino de nuestros errores. Y si tu relación con Noel ha sido un error tendrás que afrontarlo, sobrellevarlo, superarlo y comenzar de nuevo. Pero nunca lograrás seguir adelante fingiendo que Noel no se cruzó en tu vida. (Morgan a Karel)


Mi escena favorita
Aunque esta escena no se refiere a los protagonistas, fue para mí la más hermosa del libro:

Primera parte: Morgan a Kato, cuando le confiesa por qué no puede volver a Matsushima.
-Matsushima -arguyó-. Te prohibieron regresar a tu hogar, a tu casa. Y tú hiciste extensiva esa prohibición al lugar que más amabas. Incluso creo no equivocarme al decir que a todo Japón. Así te castigabas, así pagabas penitencia por todas tus culpas.
Kato retrocedió.
-¿Qué quiere decir?
-Quizás fuiste fuerte para escoger a Noel antes que a tu familia. Quizás lograste encontrar las fuerzas para volver la espalda a tus raíces, a lo que te inculcaron que era primordial e importante. Pero eso no signfica que considerases sinceramente que estabas haciendo lo adecuado. Que te perdonaras por ello. Te repudiaron y tú lo aceptaste sin luchar porque en el fondo sentías qu merecías el castigo. Por no ser digno de tu familia, por no seguir a Noel cuando te lo pidió. Esa es la razón por la que no regresarás jamás a Matsushima.
-No sabe de lo que está hablando -masculló con desprecio.
-¿Qué ibas a contarme? ¿Que no volvías por respeto a tus padres? ¿Por temor a cruzarte con algún familiar que te echara en cara lo insolente que eras por haber vuelto? -dijo airado-. ¿O acaso ni siquiera te habías dado cuenta de la verdad? ¿De cómo tú mismo te has impuesto una condena absurda y cruel?
-Morgan-san no puede entender -rugió.
Segunda parte: Más adelante, cuando Morgan le envía a Kato por navidad un kakemono que reproduce una playa que podría ser la de Matsushima:
Sus dedos rasgaron el papel con un resuelto movimiento y en uno pocos segundos quedó al descubierto una caja de terciopelo color azul cobalto. Sin dejarse impresionar por la delicadeza y elegancia del objeto, deslizó los dedos por los bordes y levantó la tapa. En su interior, enterrada en el mismo terciopelo que la cubría por fuera, halló un rollo de tela de un suave color crema de cuyos extremos sobresalía lo que parecía el final de unos rodillos de madera.
Al reconocer de qué se trataba, apartó las manos lentamente. La aparición de la caja y su contenido le provocaba un incómodo desconcierto y eso le irritaba, tanto como el hecho de saberse invadido por la pueril debilidad de la curiosidad. Tocó la sedosa tela y un escalofrío le recorrió la piel. Con sumo cuidado introdujo los dedos bajo el rollo y el afelpado terciopelo le hizo cosquillas; al levantarlo lo notó liviano y frío entre las manos y, espoleado por una inquietante sensación, se apresuró a desplegarlo.
Cuando sus ojos fueron capaces de identificar el conglomerado de colores y formas que se extendía como una oleada de vida por toda la tela, Kato perdió la capacidad de respirar. Durante unos segundos interminables sus pulmones no hicieron intento de llenarse de renovador aire e incluso su corazón se negó a continuar con su rítmico bombeo. Una y otra vez sus ojos parpadearon, acaso por el rotundo estupor, o sólo en un intento inútil de apartar aquella visión, como si pudiera tratarse de un espejismo o un sueño infiltrado en la realidad. Las manos que sujetaban la brecha abierta en el mundo, la ventana a otro espacio, a otra época, temblaban igual que las de un niño asustado. Tuvo que imponerse, que pelear contra sus petrificadas energías para lograr que esas mismas manos le obedecieran y volvieran a plegar la pintura, apartándola de su vista.
Tanta belleza manifestándose ante él aturdió sus sentidos. Creyó que volvía a percibir el aroma de las agujas de pino húmedas por el rocío de la mañana, el sabor de la sal en la punta de la lengua, el sol quemándole la piel mojada por las olas.
No era Matsushima. El kakemono que todavía sostenía con helada mano no reproducía la bahía de Matsushima, pero aún así...
...
"Morgan-san no puede entender"
Me fascina el modo en el que Nut ha hilado la frase "Morgan-san no puede entender", porque Morgan, con su extrovertida sensibilidad, se las arregla siempre para penetrar en lo más profundo de los sentimientos de Kato.


2 comentarios:

  1. Gracias Aurora por tus palabras :) Sólo un detallito tonto, Karel no tiene 19 cuando lo abandona su madre, tiene unos 10, pero en el libro el recuerda el hecho diciendo que hace de aquello 19 años.
    Un besote, linda y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola Nut

    Mil disculpas por el error, acabo de corregirlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar