domingo, 23 de octubre de 2011

Imágenes literarias: Los hombres huecos - T.S. Eliot

Hace muchísimo tiempo que no actualizo esta sección y el motivo es que estoy leyendo muy poco porque me he puesto a ver todas las temporadas del Doctor Who a partir de 2005, pero el viernes ocurrió algo que me trajo a la mente el último verso de este poema de T.S. Eliot que habla sobre los hombres de las tierras baldías.

Fue un incidente un tanto extraño. Estaba en una reunión y escuché un montón de palabras. "Palabras huecas" fue lo que pensé, como los hombres huecos. Y de pronto vi en mi mente esa frase.


No es una frase que traiga esperanza. Es una frase de derrota, de hombres resignados a vivir día a día en las tierras baldías, sin la energía necesaria para cambiar el mundo, porque es más fácil y más cómodo seguir susurrando con voces secas que todo sigue igual porque no depende de ellos.

Ojalá que yo no sea nunca así. Prefiero sentir la rabia de la impotencia, la vehemencia de las cosas en las que creo, y que me queman en el pecho y en la garganta,  porque eso me mueve a actuar, en vez de esa mansa resignación que es derrota anticipada.

No quiero ser como los hombres huecos. No quiero que mi mundo se acabe con un lamento.

Marlon Brando recita una variante en la película Apocalipsis ahora, que trata de la guerra de Vietnam. Dejo el video, el poema en su voz es extraordinario aunque deja un sabor a tristeza e impotencia flotando en el aire.




Los hombres huecos

I
Somos los hombres huecos
Somos los hombres rellenos
Inclinados unos con otros
La cabeza llena de paja. ¡Pobres!
Nuestras voces secas, cuando
Susurramos juntos
Son suaves y sin sentido
Como el viento sobre el pasto seco
O pies de ratas sobre vidrio roto
En nuestra bodega seca
Figura sin forma, sombra sin color,
Fuerza paralizada, gesto sin movimiento;
Aquellos que han cruzado
con mirada decidida, al otro reino, al de la muerte
Recuérdennos, -si es que lo hacen- no como perdidas
Violentas almas, sino sólo
Como los hombres huecos
Los hombres rellenos.

II
Ojos que no me atrevo a encontrar en sueños
En el reino de los sueños de la muerte
Ellos no aparecen
Allí los ojos son
Luz solar sobre una columna rota
Allí, está un árbol balanceándose
Y las voces son
En el canto del viento
Más distantes y más solemnes
Que una estrella desvaneciéndose.
Déjame estar lejos
En el reino de los sueños de la muerte
Déjame también ponerme,
Tales disfraces deliberados
Saco de rata, piel de cuervo,
Cruces del camposanto
Que se comportan como el viento se comporta
No más cerca -
Ni siquiera en ese encuentro final
En el reino de las penumbras

III
Esta es la tierra muerta
Esta es tierra de cactus
Aquí las imágenes de piedra
Se levantan, aquí reciben
la súplica de la mano de un hombre muerto
Bajo el parpadeo de una estrella que se desvanece.
Es así
En el otro reino de la muerte
Despertando sólo
A la hora en que estamos
Temblando con ternura
Labios que podrían besar
Componen rezos para piedras rotas.

IV
Los ojos no están aquí
Aquí no hay ojos
En este valle de estrellas que agonizan
En este valle hundido
Esta mandíbula rota de nuestros reinos perdidos
En estos últimos lugares de reunión
Vamos a tientas, juntos
Evitando hablar
Reunidos a la orilla del río caudaloso
Ciegos, a menos
Que los ojos reaparezcan
Como la estrella perpetua
Rosa multifoliada
Del reino crepuscular de la muerte
La única esperanza
De los hombres vacíos.

V
Aquí vamos alrededor del espinoso peral
Espinoso peral espinoso peral
Aquí vamos alrededor del espinoso peral
A las cinco en punto de la mañana .
Entre la idea
Y la realidad
Entre el movimiento
Y el acto
La sombra cae
Porque tuyo es el reino
Entre la concepción
Y la creación
Entre la emoción
Y la respuesta
La sombra cae
La vida es muy larga
Entre el deseo
Y el espasmo
Entre la potencia
Y la existencia
Entre la esencia
Y el descenso
La sombra cae
Pues ligero es el reino
Pues ligero es
La vida es
Pues ligera es la
Así es como el mundo acaba
Así es como el mundo acaba
Así es como el mundo acaba
No con una explosión sino con un gemido.

0 comentarios:

Publicar un comentario