miércoles, 22 de junio de 2011

Libro 19/50: Memoria traidora - Elizabeth George

Título: Memoria traidora (Serie del Inspector Lynley Nº 11)
Título original: A traitor to memory
Autor: Elizabeth George
Editorial: Diagonal
Año publicación: 2002
Temas: Literatura : Policíaca y Espionaje

Sinopsis (tomada de Lecturalia)
El joven prodigio Gideon Davies ha perdido la habilidad de tocar el violín, instrumento que maneja con maestría desde los cinco años. Una noche fatídica, en Wigmore Hall, levantó su violín para interpretar una pieza de Beethoven y todo lo relacionado con la música desapareció de su mente. Gideon sufre de un tipo de amnesia cuyo remedio es analizar lo que recuerda. Y, de hecho, lo que recuerda es muy poco hasta que su mente recupera el sonido de unos llantos desgarradores y un único nombre: Sonia.
Sobre la autora
Consultar en los post anteriores.

Sobre la historia
La historia está narrada en tercera persona y en primera persona, en forma similar a "Cenizas de rencor". La parte en primera persona corresponde a los recuerdos de Gideon Davies, en un intento de recuperar la memoria y descubrir el por qué de su bloqueo musical.

Se inicia cuando un vehículo embiste a la terapeuta sexual Katie Waddington, pero ella no muere.

Luego, Eugenie Davies, una mujer madura que acude a Londres para una misteriosa cita, muere atropellada por un vehículo que se da a la fuga. Eugenie estuvo casada con Richard Davies y es la madre de Gedeon. También estuvo involucrada con el comisario Webberly.

Lynley y Barbara Havers se encuentran celebrando los 25 años de matrimonio de Malcolm Webberly y su esposa Frances (que tiene agorafobia) cuando les dan la noticia y es por ello que Webberly le asigna la investigación al inspector Lynley.

El diario de Gideon Davies revela que tuvo una hermana llamada Sonia, que padecía síndrome de Down, y que muró ahogada a los 2 años, cuando Gideon tenía 5.

Lynley descubre que Webberly fue detective que investigó la muerte de Sonia y la culpable, la niñera alemana Katja Wolff, fue condenada a 20 años y ha salido recientemente. Katja vive con Yasmin Edwards, una mujer negra que conoció en la cárcel, y su hijo Daniel.

Otras coincidencias revelan que el crimen actual está relacionado con la muerte de Sonia: la persona que encontró el cadáver de Eugenie es James Pitchford, antiguo inquilino de la casa de los Davies, que ahora se llama James Pitchley y se dedica a tener sexo con mujeres maduras que contacta por Internet.

Mientras la policía investiga, el asesino sigue atropellando personas y Gideon Davies lucha por recordar,  presionado por su padre, que solamente quiere que recupere el don de tocar.

Mi apreciación:
A pesar de que el libro tiene una estructura similar a "Cenizas de rencor" que me gustó mucho, en este caso no me ha terminado de llenar. Hubo partes de los recuerdos de Gideon que se me hicieron largas y hasta cierto punto predecibles.

Lo que más me gustó fue el modo en que Lynley manejó que el romance de Webberly con Eugenie no trascendiera, y el desarrollo del personaje de Winston Nkata, a quien le tengo mucho cariño, y que en este libro cobra más relevancia.

No quiero comentar mucho más para no generar SPOILERS, solo diré que no estuvo mal, pero Elizabeth George tiene novelas muchísimo mejores.



0 comentarios:

Publicar un comentario