viernes, 22 de abril de 2011

El día de la Tierra

El Día de la Tierra es un día festivo celebrado en muchos países el 22 de abril. Su promotor, el senador estadounidense Gaylord Nelson, instauró este día para crear una conciencia común a los problemas de la contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la Tierra.

Hoy quisiera dedicar un momento para comentar algo que me indignó.

Me encanta la playa, y después de varios meses por fin pude ir, con mis cloncitos y un amiguito de ellos. Estaba explicándoles que era el Día de la Tierra y que teníamos que hacer algo para cuidarla, y que iríamos a la orilla del mar a recoger botellas y bolsas y echarlas a la basura, pero nunca pensé que encontraríamos tal cantidad. Había botellas descartables de todos los tamaños y formas, botellas y latas de cerveza, envoltorios de helado... y eso que no es temporada de playa y no había tanta gente. Miedo me da pensar cómo habrá estado la playa en el verano.

Cuando yo era niña (hace muuuuchas décadas atrás) tenía una tía que siempre nos llevaba a la orilla a "limpiar" como ella decía, pero en esa época dichosa no había botellas desechables y lo peor que podíamos hallar eran botellas rotas que recogíamos para que los más pequeños no se cortaran. Tampoco había la clase de gente que va hoy a esas playas, era raro encontrar bolsas y desperdicios, y ni siquiera había botes de basura como hay ahora.

¿Es que esa gente no se da cuenta del daño que causa? Un botella tarda unos 700 años en descomponerse, y estamos arrojando esas botellas al mar, contaminándolo y dañando el ecosistema. ¿Dónde iremos a parar si no cuidamos nuestro propio planeta?

Las botellas de agua producen 1.5 millones de toneladas de desperdicios de plástico al año tan sólo en Estados Unidos. Esa cantidad de plástico requiere de 178 millones de litros de petróleo al año para poder producirlo. Y si bien el plástico de las botellas es de muy buena calidad, y por ende buscado para reciclar, el 80% se acumula en basurales, en calles, en ríos, en el océano. El plástico no es biodegradable, se degrada tan sólo luego de miles de años, así que todo el plástico que se ha producido en la historia de la humanidad todavía está ahí afuera dando vueltas. 

0 comentarios:

Publicar un comentario