jueves, 22 de abril de 2010

La vida buscará su camino...

Hoy se celebra el Día de la Tierra y no puedo dejar de recordar a Isaac Asimov cuando, en Los límites de la Fundación, hace referencia al planeta Gaia, un planeta en el que todo animal, vegetal y mineral participan en una Conciencia Común, formando una supermente que trabaja conjuntamente para el bien común.

El concepto me fascinó. Se inspiró en la Hipótesis de Gaia, que es un conjunto de modelos científicos de la biosfera en el cual se postula que la vida fomenta y mantiene unas condiciones adecuadas para sí misma, afectando al entorno. Según la hipótesis de Gaia, la atmósfera y la parte superficial del planeta Tierra se comportan como un todo coherente donde la vida, su componente característico, se encarga de autorregular sus condiciones esenciales tales como la temperatura, composición química y salinidad en el caso de los océanos. Gaia se comportaría como un sistema auto-regulador (que tiende al equilibrio).

La teoría fue ideada por el químico James Lovelock en 1969 (aunque publicada en 1979) siendo apoyada y extendida por la bióloga Lynn Margulis. Lovelock estaba trabajando en ella cuando se lo comentó al escritor William Golding (el autor de “El señor de las moscas”, fue éste quien le sugirió que la denominase “Gaia”, diosa griega de la Tierra.

Este concepto ha sido usado en muchas obras de ciencia ficción, dentro de las cuales está Jurassic Park, con aquella famosa frase del matemático Ian Malcom (uno de mis personajes favoritos): “La vida se abre camino”.

En Hellson también utilizo la hipótesis Gaia y el concepto del sistema autorregulado, que viene de la Teoría General de Sistemas. Se menciona en una visión de John: “El universo será sinérgico” que forma parte del futuro de la saga Hellson (si vivo para contarla).

Trato de imaginar cómo será en unos treinta años nuestro pobre y maltratado planeta, quizá un mundo yermo y desolado como los desérticos paisajes de Dune; o el mundo contaminado y superpoblado de Asimov, del que todos huyen, y me viene a la mente una frase que en algún lugar de mi memoria es atribuida a Isaac Asimov: “La realidad supera la fantasía”.

Cuidemos lo que queda de nuestro planeta, es la mejor herencia que dejar a nuestros hijos, y tengo la esperanza que pase lo que pase, la vida siempre buscará su camino.


1 comentarios:

  1. Hola guapa!

    Nos pediste afiliación y ya estás afiliada ;)
    Ahora yo me pasaba por aquí para pedirte seguimiento! Ojalá nos siguieras el blog también, nosotros ya te seguimos, para enterarnos de tus actualizaciones!

    Un beso y espero que estés bien!

    ResponderEliminar